También conocido por ‘El primero’, es uno de los dos puentes colgantes que comunican la parte europea y la parte asiática de la ciudad de Estambul. Conecta el barrio de Ortaköy, en la parte europea, con el barrio de Beylerbeyi, en la parte asiática.
Puente del Bósforo
Con una longitud de 1.074 metros entre pilares y una anchura de 39 metros, ocupa el puesto número 13 en la lista de puentes colgantes de mayor longitud del mundo. Se encuentra suspendido a una altura de 64 metros sobre el mar.

La construcción empezó en el año 1970, y se completó el 30 de octubre de 1973, con un costo de unos 200 millones de dólares. Actualmente el tráfico esta restringido, y no se permite el paso por este puente a camiones y peatones (estos debido a la cantidad de suicidios que se producían arrojándose desde lo alto) . Además, el uso del puente lleva aparejado el pago de un peaje, cuando se cruza en dirección a la parte asiática. Y desde abril de 2006, no se permite el pago en metálico, sólo mediante los medios electrónicos usuales en Turquía para el pago de peajes (OGS y KGS).
Puente del Bósforo
Los puentes forman parte de la vida diaria de los habitantes de Estambul. Para bien o para mal, normalmente deben enfrentarse a ellos y a los múltiples atascos de tráfico que le acompañan. Pero también se usa para otros fines, digamos mas lúdicos, como el maratón Intercontinental Eurasia Marathon, que se celebra normalmente en Octubre y es el único día en que se permite cruzar el puente andando. Este mismo año se ha dotado al puente con una nueva iluminación decorativa que recorre todos los cables tensores del puente, formando divertidos juegos de colores.