Una de las cosas que no cambia y en donde Turquía no avanza es en la libertad de expresión, que es un derecho que para los periodistas no existe, a pesar de que en teoría debería existir, pero en la práctica se ve que no. Los periodistas en Turquía deben medir mucho sus palabras para no acaba en la cárcel.

libertad-de-expresion.jpg

En Turquía el sentido del humor ante ciertas noticias, rumores y demás parece haberse perdido y eso pasa también con los famosos dibujantes de viñetas de humor, que tienen el riesgo de acabar en la cárcel o algo peor. En Turquía no es el único país donde este sucede, pero siendo un país de la Unión Europea, nos extraña mucho estas prácticas tan abusivas.

A Turquía aún le falta mucho para mejor en este tema de libertades y más concretamente en libertad de expresión ya que hoy por hoy, periodistas pueden acabar en la cárcel por una noticia que no guste al Gobierno turco, por muy simple que sea.