Tras años de entrada en vigor del Protocolo de Kyoto, Turquía ha decidido adherirse, aunque como se suele decir en estos casos, es mejor tarde que nunca. Este protocolo de Kyoto lo que pretende es que se reduzcan las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, por lo que la misión de Turquía, tras aceptar este Protocolo de Kyoto, será tomar medidas para cumplirlo.

kyoto.jpg

Es una medida realmente buena y positiva, aunque a Turquía le ha costado muchos años de decidirse. Ahora que ha dicho que si, empezará a invertir una serie de millones para limitar estas emisiones de gases contaminantes y poder cumplir con este protocolo.

Este protocolo tiene una duración de tres años, ya que expira en 2012, aunque se llegará a un acuerdo para un futuro acuerdo, de cara a seguir cuidando del medio ambiente y poder así reducir los gases contaminantes en un futuro próximo y de manera progresiva.

Vía|Ecologíablog