Cuando vamos a un país como Turquía, lo último que deseamos es hacer algo ilegal y acabar en la cárcel, porque una cárcel turca es ciertamente terrorífica. Esto es lo que le pasó a un valenciano que fue a Turquía y que como todo turista, compró una serie de artículos y entre ellos una piedra. Esta piedra resultó ser una reliquia, ya que tenía mucho años de antigüedad y eso es un delito en Turquía y muchos otros países, pero el turista no sabía que esta piedra podría tener, pero el desconocer algo no es motivo como para no pagar por ello y en este caso fue la cárcel.

compras.jpg

Por lo tanto este turista se ha pasado 40 días al a sombra en una cárcel de Turquía y todo por una piedra, que a simple vista puede parecer un souvenir cualquiera, pero en realidad es una piedra con un siglo de antigüedad y ciertamente la sorpresa de este turista fue mayúscula cuando se enteró de lo que había comprado. Seguro que estos 40 días en la cárcel lo habrá pasado muy mal, porque no compró esta piedra con ninguna mala intención y se encontró con la cárcel de manera sorprendente para él.

Esto debe servir de aviso para todos los turistas, porque cuando compren deben percatarse si una pieza puede ser antigua o no, aunque eso es complicado saberlo a simple vista y sin ser expertos. No se puede comprar cualquier cosa, porque luego a la salida del país los amigos policías turcos te pillan la piedra o lo que tengas y puede pasarte como este español de Valencia, que ha pasado 40 días en la cárcel, una experiencia nada recomendable y hay que evitar que te suceda.