merkel.jpg

La visita de la canciller de Alemania hasta Chipre ha dejado unas declaraciones que no han sido bien recibidas por Erdogan, actual primer ministro de Turquía. Angela Merkel había comentado que es una pena que no se avance en el tema de Chipre, ya que la reunificación de la isla es muy importante, no sólo para Turquía por su posible entrada a la UE, sino porque Chipre se merece volver a estar unida. Estas palabras no han sido bien recibidas por parte del primer ministro, que no parece ser una persona que reciba bien las críticas.

Lo que está claro es que el primer ministro turco sabe que lo único que puede hacer es ceder en el asunto de Chipre para entrar a la UE y que precisamente Alemania tiene la llave para que Turquía entre. A pesar de todo el primer ministro turco ha exigido unas disculpas a la canciller alemana, algo curioso cuando se trata de unas declaraciones perfectamente realizadas.

Lo que está claro es que Turquía ocupa una zona de tierra que no le pertenece y aunque Turquía no lo quiera ver así, la realidad es la que es, por lo que no se puede negar lo evidente y mucho más cuando todos los países saben que la ocupación de la zona norte de Chipre existe, todos menos Turquía. Merkel tiene todo el derecho a comentar lo que le apetezca sobre este asunto y mucho más cuando es algo tan coherente como que todos deben colaborar para conseguir la reunificación.

Foto|Flickr