Creo que es una cosa que todo el que visita Turquía alguna vez debería probar. Aparte del famoso kebab.
Simit
Esta cosa es el simit (‘gevrek‘ en Izmir ), presente en cualquier desayuno turco que se precie. Consiste en un bollo de pan con forma de rosquilla cubierto de semillas de sésamo. Aunque se puede tomar solo, lo normal es acompañarlo con algo de queso, aceitunas, tomates, confituras y, por supuesto, té. Lo que se dice un completo desayuno ‘a la turca’.
Simitci
Es algo muy típico y que puedes comprar prácticamente en cualquier sitio de la ciudad. Existen tanto establecimientos especializados, como los llamados ‘simitci‘, vendedores de simit, que con su carrito o su bandeja a la cabeza los venden casi en cada esquina.

Y para finalizar, que mejor que una receta para prepararlo en casa. Directamente desde el blog de Greta:

Ingredientes:

  • 1 Kg. de Harina
  • 30 gr. de levadura fresca (NO de sobre, de las de Panadería)
  • 3 cucharadas de sirope de Malta o, en su defecto, miel
  • Semillas de Sésamo
  • 1 cucharada sopera de Sal
  • 2 vasos de agua tibia
  • 1 vaso de leche
  • 1 cucharada pequeña de azúcar

Se pone la cucharada de azúcar en el vaso de agua tibia. Se añade la levadura hasta diluirse, dejando reposar unos 15 minutos.
A continuación poner toda la harina dentro de un bol. Hacer un ‘crater’ en el centro y añadir poco a poco la mezcla anterior (agua, azúcar y levadura). Poco a poco ir añadiendo el vaso de leche a la mezcla.
Amasarlo bien hasta que quede homogéneo. Dejar reposar la masa alrededor de una hora cubierta con un paño limpio.
Calentar el horno a 200 grados. Dar forma de rosquilla a la masa.

En un plato sopero se pone un poco de agua con el sirope de Malta o Miel. En otro plato grande se ponen las semillas de sésamo y se pasa la masa primero por el sirope y luego por el sésamo (como si se fuera a rebozar con huevo y pan rallado). El sirope hará que se adhieran bien las semillas de sésamo.

Finalmente se engrasa con papel de cocina y haceite la bandeja del horno donde vayamos a cocinar los simit, y se van colocando teniendo la precaución de que no se toquen entre sí, dejando también una mínima distancia entre ellos para evitar que se peguen al hincharse.

Tras comprobar que el horno ya está a 200 grados, metemos la bandeja en el horno y esperamos una media hora. Depende de los ingredientes y del horno tardará un poco más o un poco menos, pero el simit ha de quedar dorado por fuera.

¡¡ Buen provecho !! (Afiyet olsun !!)