ciudad-estambul.jpg

El gobierno de Turquía quiere limitar a partir de ahora la venta de alcohol en todo el país y para ello está elaborando una ley que no gusta a los ciudadanos que no son musulmanes. Es una medida cuanto menos interesante, siempre y cuando se permita seguir vendiendo alcohol para que las personas que no sean musulmanes tengan la libertad de comprar cualquier bebida y tomarla libremente, que es la libertad que se ofrece en muchos otros países.

Lo que se sabe es que desde el gobierno de Turquía lo que se pretende es que la venta de alcohol esté a partir de ahora mucho más controlada y que no se pueda publicitar en todo el país, de tal forma que se pueda evitar la tentación de tomar alcohol por parte de las personas que no sean musulmanas y que lo puedan hacer durante sus vacaciones por Turquía.

También es interesante destacar que lo que se pretende es que en cada botella de cualquier bebida con alcohol se indique que es una bebida con riesgos para la salud de la persona que lo tome, algo que es totalmente cierto y que se podría hacer tal y como se hace con el tabaco en diferentes países del mundo. Si no tenemos en cuenta el factor de la religión, lo cierto es que el alcohol no es bueno para la salud y la persona que lo toma debe asumir una serie de riesgos para su salud a medio y largo plazo.

Vía | Elconfidencial
Foto | Flickr