En esta época del año los musulmanes se preparan para el Ramadán, que básicamente se trata de una serie de días de ayuno completo hasta el atardecer, justo cuando cae el sol, que es cuando los musulmanes comienzan a comer. Esto forma parte de las normas que hay que cumplir cuando uno es musulmán, aunque una cierta parte de los turcos no cumplen con el Ramadán, pero es una parte bastante pequeña y desde luego lo llevan en secreto, porque tienen obligación de cumplirlo, para ello la persona es musulmana.

ramadan.jpg

Si tienes pensado viajar a Turquía durante el resto del mes de agosto y septiembre, debes tener en cuenta que en este caso los turcos estarán durante todo el día sin comer nada, por lo que todo el trato que tengas con ello, tanto en los hoteles, restaurantes y bazares debe ser algo más cuidadoso, porque sin azúcar en el cuerpo una persona se vuelve bastante irritable y además se encuentra muy lenta de reflejos. Esto es una realidad cuando una persona deja de comer durante tantas horas y es algo que se encontrará el turista que viaje a Turquía.

En ciudades grandes no tendrás problemas para encontrar restaurantes abiertos, porque a pesar de que los musulmanes no coman durante el día, los turistas y los turcos que no son musulmanes, puede ir a comer tranquilamente. En ciudades pequeñas seguramente no encontrarás muchos restaurantes abierto, pero dependerá del que sea. Es importante no ir por la calle comiendo de manera llamativa, nada más por respeto a los musulmanes que se encuentran sin comer. Hay que respetar las tradiciones religiosas y las costumbres que ellos tienen.